Superbonus para la inspección fiscal si consigue ingresos récord de IVA

Agencia Tributaria. Ofrece a los sindicatos un bonus por productividad ligado a la obtención de una recaudación bruta del IVA hasta noviembre de 90.800 millones frente a los 79.800 que exigió en 2017.

La Agencia Tributaria (AEAT) ofrece por segundo año a los sindicatos un bonus por productividad ligado a la recaudación del IVA, pero en esta ocasión, se compromete a duplicar el variable que ofreció el año pasado si se obtiene una recaudación bruta del IVA hasta noviembre de 90.800 millones de euros frente a los 79.800 que exigió en 2017. Así lo estipula el borrador de Acuerdo entre la AEAT y los sindicatos sobre la distribución extraordinaria por resultados destinada al Plan Especial de Intensificación de Actuaciones (PEIA) de 2018, al que ha tenido acceso EXPANSIÓN.

A la espera de que el Gobierno consiga sacar adelante los Presupuestos de 2018, la AEAT ofrece este incentivo, que en 2014 empezó a otorgar a toda la plantilla, de cerca de 24.600 funcionarios, para paliar el desplome de la recaudación contra el fraude de 2013. Los ingresos de 2015 alcanzaron un récord histórico de 15.664 millones que en 2016 no se consiguieron superar, ya que se lograron 14.883 millones, lo que supone una caída del 4,98%, así que el Fisco puso el foco en el IVA el año pasado.

Según fuentes conocedoras de la negociación, la AEAT ha trasladado a los sindicatos que los ingresos de la lucha contra el fraude de 2017, que la Agencia desvelará en las próximas semanas, han superado los objetivos. De hecho, los datos de recaudación de noviembre que se ha publicado muestran que entre enero y noviembre de 2017 se han recaudado 82.716 millones de euros brutos en IVA, cuando el objetivo del Plan de incentivos era de 79.800 millones.

Se trata, por lo tanto, del quinto plan de bonus que se negocia y cuyo importe total superará los 40 millones de euros. Estas medidas se dirigen a atajar la escasa recaudación que arrastra España en el IVA. Aunque ha mejorado sus ingresos desde el 3,9% sobre el PIB registrado en 2009 hasta el 6,4% en 2016, una décima menos que en 2015, sigue siendo el tercer país de la UE con menor recaudación por este impuesto.

Así, la Comisión Europea ha pedido a España que se suba el impuesto colocando productos ahora en los tipos reducidos en el general, lo que España no contempla, de ahí la importancia de reducir el fraude en este tributo.

A esto se suman otros ámbitos como el control de las liquidaciones, la restricción de los aplazamientos, casi vetados por el Real Decreto-ley de 3 de diciembre de 2016, y el nuevo sistema de Suministro Inmediato de Información (SII), por el que más de 62.000 empresas informan de sus facturas en tiempo real desde julio, medida con la que se prevé recaudar cerca de 700 millones.

A la valoración especial que se otorga a lo que consigan recaudar sus funcionarios en el IVA, se suman según el borrador, otros dos parámetros: la intensificación de las actuaciones de control a posterior del fraude tributario y aduanero, y la intensificación de las actuaciones de información y asistencia al contribuyente y de prevención del fraude tributario y aduanero en su vertiente de fomento del cumplimiento voluntario.

Así lo establece el Plan de Control Tributario de 2018, que publicó el BOE el pasado 23 de enero. Se prestará especial atención a los nuevos modelos de prestación de servicios y de distribución por vía electrónica, se adaptarán los sistemas de información al crecimiento de sistemas de pago como los monederos electrónicos y criptomonedas como bitcoin y las transferencias instantáneas y se mantendrá el control sobre fabricantes y prestadores de servicios online. El plan se centrará también en prácticas defraudatorias tales como la detección de rentas y bienes ocultos en el extranjero por parte de grandes patrimonios y se contará con nuevas fuentes de información como los datos de cuentas financieras del proyecto CRS y la información país pro país que ofrecerán las multinacionales.

Fuente: Expansión