Los impagos del alquiler crecen un 5,7% por el ‘boom’ de precios

RECALENTAMIENTO. La morosidad más alta se localiza en las zonas con precios más elevados. La cuantía fallida en Barcelona asciende a 10.882 euros, seguida de Madrid, con 9.767 euros.

El recalentamiento que experimentan los alquileres en algunas zonas de España podría estar empezando a pasar factura a los inquilinos, quienes se enfrentan a más dificultades para hacer frente a las rentas y, por ende, a los propietarios, que en 2018 sufrieron un aumento del 5,7% en la morosidad del alquiler, según el un estudio del Fichero de Inquilinos Morosos sobre morosidad en arrendamientos urbanos publicado ayer. 

“Ante la subida de las rentas, cualquier gasto inesperado hace que existan dificultades para hacer frente a los gastos relacionados con el alquiler, lo que provoca que el número de impagos se incremente”, explica su director de Estudios y Calidad, Sergio Cardona en Efe. 

La morosidad más alta se localiza precisamente en todos los territorios donde las rentas son más elevadas. Barcelona es la provincia que más cuantía de impago acumula. La morosidad media contraída por el inquilino con su arrendador en Barcelona asciende a 10.882 euros, seguida de Madrid (9.767), Guipúzcoa (8.960), Islas Baleares (8.571) y Málaga, con 7.680 euros. 

A cierre de 2018, los alquileres de Madrid, Palma de Mallorca, Barcelona y Málaga superan el precio alcanzado entre 2007 y 2008, en plena burbuja inmobiliaria, según Fotocasa. El problema es que, frente al de la vivienda, tanto en venta como en alquiler, durante los últimos años, los salarios han experimentado un estancamient y el desempleo todavía se mantiene alto. 

El esfuerzo financiero que deben realizar los hogares para pagarlos es considerable. Según la OCDE, España es el país donde más ingresos necesitan las familias para pagar las rentas, más del 35% de los mismos. Este porcentaje asciende hasta el 44% en el caso de Madrid, y al 51% en Barcelona. Por otro lado, Murcia es la comunidad donde más aumentó la morosidad en 2018, un 16,2% en tasa interanual. También contabilizaron alzas de dos dígitos Canarias (12,3%), Navarra (10,6%) y Andalucía (10,4%). La única región que redujo el parámetro fue Cantabria, con un descenso del 3%; mientras que las variaciones más moderadas correspondieron a La Rioja (1,13%), Extremadura (1,82%), Galicia (2,37%) o Aragón (2,53%). 

En un contexto de cambios normativos en el mercado del alquiler, habrá que ver si el último Real Decreto del Gobierno tiene incidencia sobre la morosidad, teniendo en cuenta que aumentan las medidas de protección al inquilino, como la ampliación de los contratos o la limitación de las fianzas.

Fuente: Expansión