Granado quiere que las empresas suban los salarios para cotizar más

Presupuestos de la Seguridad Social. El secretario de Estado de la Seguridad Social afirma que “los empresarios españoles, igual que sus homólogos europeos, están llamados a sostener las pensiones”.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, achacó ayer buena parte del enorme déficit de la Seguridad Social –18.600 millones de euros– a que los empresarios españoles no pagan tanto a la Seguridad Social como sus homólogos europeos. Básicamente, porque los salarios en España “son muy bajos”. Si no suben las retribuciones de los trabajadores no aumentan las bases de cotización.

En la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, Granado fue rotundo en este punto: “Lo diré con claridad: [En el Gobierno] queremos que [los empresarios] paguen más cotizaciones a la Seguridad Social. Pretendemos disminuir el déficit con mejoras de gestión [en el sistema de pensiones], pero queremos que haya mejores cotizaciones”, dijo Granado, que luego puntualizó que el Gobierno no está pensando en subir los tipos de cotización a la parte empresarial de las aportaciones.

Así, el responsable de la Seguridad Social afirmó: “No estamos pensando en subir los tipos de cotización. Nosotros [el Gobierno] lo que queremos es que suban los salarios, porque este país no se puede permitir el lujo de seguir pagando buenas pensiones si los salarios son muy inferiores a las pensiones”. “Los empresarios tienen que estar llamados a sostener el sistema de prestaciones, igual que sus homólogos europeos, porque no queremos que este país base su competitividad en la devaluación de los salarios y la rebaja de las cotizaciones sociales”.

Así, Granado apuntó que, en 2007, al comienzo de la crisis económica, las aportaciones de las empresas a la Seguridad Social suponían un 11,1% del PIB y, actualmente, representan el 9,7%. La media europea de la cotización empresarial oscila entre un 10,9% en 2009 y un 10,4% en 2019.

El secretario de Estado de la Seguridad atribuyó a este hecho que “los organismos internacionales digan a España, con razón, que tiene una relación muy generosa entre pensión y salario”. La primera prestación representa una media del 80% del último salario. “No es porque la pensión haya subido desorbitadamente, sino porque los salarios han disminuido mucho”, concluyó. Granado defendió un acuerdo social para plasmar la idea de la Autoridad Fiscal de que una parte de las cotizaciones por desempleo sirva para financiar las pensiones, ahora que el Servicio de Empleo tiene superávit.