El Gobierno rebaja las exigencias a las empresas para que reciban ayudas por contratar a jóvenes

El Gobierno ha rebajado las exigencias a las empresas que reciban bonificaciones en las cotizaciones sociales por contratar de forma temporal a jóvenes desempleados. Así, las compañías que tengan una subvención de 300 euros mensuales por contratar a una persona de entre 16 y 25 años durante un semestre no estarán obligadas a mantener al trabajador durante ese periodo ni a incrementar el nivel de trabajo indefinido y la plantilla, cuando sea despedido por causas objetivas, y no sea declarado improcedente. Es decir, cuando el empresario prescinda del empleado por razones económicas, tecnológicas, organizativas y de producción. La compañía tampoco tendrá que devolver las subvenciones cuando el trabajador sea despedido por razones disciplinarias.

Así se recoge en una de las enmiendas que ha presentado el Partido Popular al último Proyecto de Ley de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. El Congreso de los Diputados aprobará mañana esta norma por el trámite de urgencia. Con otra enmienda, el Gobierno facilita también a las empresas la extensión de la bonificación de 300 euros mensuales en las cotizaciones sociales al mayor número posible de trabajadores contratados.

Acumulación de ayudas

Así, el Ejecutivo considera compatible con otras ayudas la percepción de los 300 euros por la contratación de un trabajador durante seis meses. De esta forma, y durante ese periodo, es posible que la compañía no tenga que cotizar nada por el trabajador. El único límite es que la liquidación no resulte negativa.

Además, si como consecuencia de la suma de ayudas, la empresa tuviese un excedente en su aportación a la Seguridad Social, el Gobierno permitirá que se la descuente de la liquidación mensual de la plantilla en la que figure el, o los trabajadores contratados en el Plan de Garantía Juvenil, que forma parte del citado proyecto de ley que abordará hoy el Congreso de los Diputados

Bien es verdad que la oposición rechaza el procedimiento escogido por el Gobierno para introducir medidas económicas y laborales, con el cambio de 30 leyes, que afectan a nueve Ministerios.

Entre otros cambios, la norma también reduce las comisiones que deben pagar los pequeños comerciantes a los bancos por el pago que hagan sus clientes con tarjetas de crédito; asigna a los registradores mercantiles la gestión del nuevo Registro Civil. También rebaja al 15% las retenciones de los autónomos que facturen menos de 12.000 euros al año.

La ley también extiende a todas las comunidades autónomas la tasa del 0,03% a los depósitos bancarios.

Fuente: MV. Expansión.