‘Casarte’ con el banco te puede ahorrar 450 euros al año

Conseguir la vinculación total de los clientes es el objetivo comercial número uno de las entidades financieras. Pero, ¿qué consigue a cambio el cliente? Un estudio de Cognodata Consulting que ha analizado las ofertas de vinculación de los siete bancos del Ibex 35 señala que un hogar con un volumen de ahorro de hasta 50.000 euros puede ahorrar hasta 450 euros anuales gracias a las ofertas de cero comisiones, la devolución de una parte de los recibos domiciliados, la mayor remuneración de los productos de ahorro respecto a la media del mercado o las condiciones especiales pra acceder a una hipoteca o a un préstamo personal.

Ahorro de 450 euros. Para alcanzar la cifra de ahorro máxima, el cliente debe pertenecer a la categoría que la consultora especializada en customer strategy denomina como “cliente casado”. Es decir, quien tiene al menos el 80% de los ahorros y todos sus productos financieros en una misma entidad, desde la domiciliación de la nómina y de recibos, pasando por el uso de tarjetas, la contratación de seguros. Si tiene una hipoteca, también la ha firmado con el mismo banco. Éste es el cliente perfecto para las entidades. Un perfil que según Cognodata Consulting puede multiplicar hasta por 16 el valor para el banco, entendido como el margen generado para la entidad por el cliente durante toda la vida esperada como cliente activo de la entidad.

Ahorro de 360 euros. Aunque muy lejos del cliente más vinculado, el denominado por Cognodata ‘comprometido’ también es un cliente de alto rendimiento para el banco, capaz de multiplicar su valor por seis. Este tipo de cliente realiza el grueso de la operativa habitual con una sola entidad, pero contrata una hipoteca o tiene una parte importante de sus ahorros (puede llegar al 75%) en otro banco. En este caso, el ahorro medio alcanza los 360 euros al año.

Ahorro de 128 euros. La cifra que pueden ahorrarse los clientes que Cognodata denomina ‘solteros’ es más modesta. Se trata de un perfil cada vez menos común, que trabaja con un amplio grupo de entidades a la caza y captura de las mejores ofertas puntuales. Diversifica su deuda y su ahorro a corto y medio plazo y no se casa con ninguna entidad. Logra un ahorro medio de 128 euros con su banco habitual, donde tiene domiciliada la nómina y cuya tarjeta utiliza pero al que sólo confía puntualmente parte de sus ahorros.